miércoles, 19 de enero de 2011

REVOLUCIÓN FRANCESA. ESTADOS GENERALES.


"El Rey:
Nos tenemos la necesidad del concurso de nuestros fieles súbditos para ayudarnos a superar todas las dificultades en que Nos encontramos, relativas al estado de nuestras finanzas y, para establecer, siguiendo nuestros deseos, un orden constante e invariable en todos los aspectos del gobierno que afectan a la felicidad de nuestros súbditos y a la prosperidad de nuestro reino. Estos importantes motivos Nos han determinado a convocar la asamblea de los Estados de todas las provincias de nuestra soberanía, tanto para aconsejarnos y para asistirnos en todos los asuntos que serán expuestos ante ellos, como para hacernos conocer los deseos y las peticiones de nuestros pueblos.
Por estas causas, Nos os advertimos y significamos que nuestra voluntad es la de comenzar a celebrar los Estados libres y generales de nuestro reino (...); y serán los dichos diputados provistos de instrucciones y poderes generales y suficientes para proponer, representar, advertir y consentir todo lo que puede concernir a las necesidades del Estado."

Carta de convocatoria de los Estados Generales (1789).

Tenemos ante nosotros un texto que por su naturaleza es político ya que es una carta del rey donde convoca a los estados generales del reino. Su localización espacio temporal es Francia a finales del S.XVIII, año de 1789.  El autor ya mencionado es el rey de Francia Luis XVI.
En la carta habla en primera persona el rey de Francia. En esta carta el rey decide convocar a los estados generales para intentar frenar la crisis política y económica que tiene el país y así se lo hace saber al estado.
En primer lugar desde “ Nos” hasta “ nuestro reino” habla de la necesidad de los súbditos para mejorar la crisis económica y la felicidad de todos. Desde “Estos importantes…” hasta “ nuestros pueblos” dice el motivo de esta carta, convocar los estados generales, para conocer lo que quiere el pueblo y ser aconsejados por el pueblo. Finalmente desde “ Por estas causas” hasta “ Estado” repite que los diputados en los estados generales representarán al estado.
Este  texto se puede encuadrar dentro de las causas de la revolución francesa. Los problemas económicos del reino por sus sucesivas guerras como la de los siete años, los despilfarros de la corte y las malas cosechas hicieron que el pan subiera de precio. Con ese alimento encarecido, los campesinos comienzan a revelarse. A ello se le suma que cuando los ministros de Luis XVI pretenden que los estamentos privilegiados paguen impuestos como el tercer estado, el descontento pase también a estas clases sociales. El rey se ve impulsado a hacer una reforma fiscal para evitar males mayores. Es por ello que redacta la carta que estamos analizando. El texto deja una laguna mediante unos puntos suspensivos que nos indica la falta de texto origintal en la carta. Cuando se retoma, habla de los diputados que representarán a cada uno de los estamentos. No debemos olvidar que el voto en los estados generales es por estamentos, con lo cual los privilegiados ( nobles y clero) siempre ganarían a los no privilegiados ( burguesía y campesinado). El pueblo reclama el voto individual y es cuando se rompen los estados generales y  la nación se reúne en el juego de pelota para darle a Francia una constitución. Es la primera fase de la revolución. La asamblea nacional. El rey cederá a los deseos del tercer estado pero pronto llegará una nueva fase, la del terror, que cambiará por completo el destino del rey de Francia y lo llevará directo a la guillotina, proclamándose la primera república francesa.
Como conclusión añadir que este texto recoge el principio del cambio en Francia. Años más tarde otros pueblos seguirán este ejemplo y las revoluciones liberales triunfarán por gran parte del viejo continente y llegarán más allá del Atlántico. Tras las idas y vueltas la monarquía constitucional se acabará imponiendo y se vislumbrará el final de las viejas estructuras del antiguo régimen. Es el comienzo de la edad contemporánea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario